Ilustres fumetas: Willie Nelson

Visita nuestra sección más canalla un mito musical estadounidense que contradice el estereotipo conservador que muchos asocian inevitablemente al country. Cantante, actor, escritor… la inquieta personalidad de Old Willie se refleja en su polifacética vertiente artística, pero hoy profundizaremos en su historia como activista cannábico. ¿Conoces a algún anciano capaz de tumbar a Snoop Dogg fumando hierba? ¿Crees que es posible fumar marihuana en la Casa Blanca? Si tu respuesta es no a ambas preguntas, acompáñanos para descubrir la vida de Willie Nelson, una vida ligada indisolublemente a la marihuana que te sorprenderá. .

Willie Nelson es una leyenda viva de la cultura popular norteamericana. Tiene una larguísima carrera musical, ha actuado en más de treinta películas y escrito varios libros. Sin embargo, es también mundialmente conocido por su activismo político: defensor de los derechos de los animales, productor de biocarburantes, protector de la agricultura sostenible y familiar, incansable luchador contra la discriminación por motivos de raza o sexo, pacifista… y acérrimo defensor de la marihuana. El cliché conservador que se asocia tradicionalmente al country resulta radicalmente opuesto a su figura. Cuando el sonido Nashville domesticó ese estilo musical para hacerla más fácilmente digerible y llegar así a los circuitos más comerciales, él y otros artistas afines crearon el outlaw country como reacción para devolver la música vaquera a sus orígenes honky tonk.

El mismo Nelson afirma que probó la marihuana por primera vez con solo once años, aunque no era consciente de qué era exactamente lo que fumaba pues su primo, quien le introdujo en la hierba, le hizo creer que se trataba de “medicina para el asma”. El flechazo que sintió el joven Willie por la ganjah fue tan inmediato como duradero y desde entonces le profesó amor eterno. Pese a que su pasión le produjo algunos problemillas con los agentes de la ley, Nelson siempre se mantuvo fiel y siguió consumiéndola durante toda su vida. Ha sido arrestado varias veces por posesión de marihuana, tanto en su país como fuera de él. En 1977, tras una gira con Hank Cochran, ambos artistas viajaron a Las Bahamas y fue detenido en el aeropuerto por el hallazgo de marihuana en uno de sus vaqueros dentro de su equipaje. Su compañero, mientras se hacía cargo de la fianza, le dio unas cuantas cervezas para aliviar su estancia en prisión. Fue liberado a las pocas horas algo ebrio y, en su eufórica celebración de libertad, tropezó y se lesionó al chocar contra el suelo. En su última detención, en 2010, el fiscal de Texas Kit Bramblett propuso como sanción una simbólica multa de 100 dólares y que cantase en el juzgado Blue eyes crying in the rain, debido a la escasa cantidad de hierba incautada.

Este hecho provocó cierto ruido mediático y la juez Becky Dean-Walker rechazó el acuerdo por considerar que Nelson recibió trato de favor por su estatus de celebridad. El fiscal contraatacó diciendo que mantendría el caso abierto hasta que fuese desestimado o la juez cambiase de opinión. Tras esta última detención, fundó, en parte como burla al ultraderechista Tea Party de Sarah Palin, su propio partido, el Teapot Party.

Una de sus anécdotas cannábicas más célebres apareció en su autobiografía It's a long story, donde cuenta cómo en 1977, tras una recepción con el presidente Jimmy Carter, fumó marihuana con un miembro de la Casa Blanca en la azotea de esta. Las malas lenguas aseguran que el acompañante era nada menos que “ChipCarter, el hijo del presidente. También se ha divulgado extensamente el rumor de que ni el mismísimo Snoop Dogg, uno de los mayores fumetas conocido, puede seguir el ritmo de consumo del viejo Willie. Nelson no es solo un consumidor habitual y ha ejercido el activismo durante toda su vida, luchando por la legalización y normalización de la marihuana como asesor y presidente de la Organización Nacional para la Reforma de las Leyes sobre Marihuana (NORML) . Su última aventura, que anunció el año pasado y sigue en marcha a la espera de su comercialización, es la creación de su propia marca de marihuana, Willie’s Reserve. Tal y como anuncia en su página web, la hierba estará “pronto disponible en Colorado, Washington y en cualquier lugar donde los votantes digan sí”.

Aunque, como todo vaquero que se precie, posee un rancho en Texas, reside habitualmente en Maui, Hawái, en una comunidad autosuficiente donde todas las viviendas utilizan solamente energía solar. Entre sus ilustres vecinos se encuentran conocidos consumidores de cannabis y activistas verdes como su colega Kris Kristofferson o los actores Woody Harrelson y Owen Wilson. Estamos convencidos de que las reuniones de vecinos han de ser tan divertidas como relajadas, y no solo por el hecho de que los residentes disfruten de un verdadero paraíso natural, ¿no te parece?

Fotografía: Bob Jagendorf from Manalapan, NJ, USA